El Verdadero Valor de los Caballos para las Personas

El Verdadero Valor de los Caballos para las Personas

Categoría: Noticias | 0

 

En este artículo vamos a descubrir el verdadero valor que tienen los caballos para las personas. Es difícil que al explicarlo no parezca que detrás de ese verdadero valor se encuentra un halo de magia de cuento. Pero no me gustaría confundir a nadie. Esta magia de cuento se halla irremediablemente unida a la ciencia más pura. Por ello ligaré cada “toque mágico” con su explicación lógica.

El principal regalo que los caballos tienen para nosotros es descubrirnos Nuestra propia Sabiduría Interior

Su mensaje es que todos somos uno. Todos vivimos bajo el mismo cielo, caminamos la misma tierra que nos sirve de hogar, alimento y disfrute. Los caballos nos demuestran esta verdad con hechos. Para ellos es natural comportarse como si fueran un único individuo como manada. Y lo que todavía es más maravilloso, es que nos consideran parte de su manada cuando nos introducimos en ella. No hay distinción.

Los caballos viven bajo las leyes básicas de la vida. Si algo es coherente lo aceptan, no supone un peligro, se puede confiar en ello. Si algo no es coherente supone un peligro, reaccionan. Lo hacen por su propia integridad física, pero lo que es más importante, por la integridad de toda la manada. Saben que juntos tienen más probabilidades de sobrevivir.

La sabiduría innata de estos animales se despliega ante nosotros sin ningún tipo de tapujo. Está siempre visible, siempre lista para ser observada. Al observarla podemos al fin recordar la nuestra. No es magia, es corazón unido al cuerpo y a la mente.

Los caballos nos han acompañado durante siglos…

Han estado con nosotros en el transporte. Nos llevaron allá a donde queríamos ir. En las labores del campo. Trabajaron con nosotros para que pudiéramos comer. En la batalla. Nos acompañaron en las luchas que creímos tener que librar. Nos llevaron a descubrir el mundo… Incluso nos permitieron engrosar nuestro ego. Elegimos creer que éramos poderosos por someter a la fuerza a un animal de 500kg. Hoy sabemos que desde la comprensión, el respeto y el amor ese animal de 500kg se acuesta a nuestros pies. El único secreto es la Confianza. En este aspecto funcionan igual que funcionamos las personas.

Todas estas actividades en las que nos han estado acompañando tienen algo en común. En todas ellas al caballo nunca se le ha permitido ser lo que es. No se le ha permitido relacionarse libremente con nosotros, en muchos casos, todavía hoy, ni siquiera se les permite relacionarse con otros caballos. Por esta razón es que, sin darnos cuenta, hemos mantenido oculto durante siglos, el inmenso regalo que estos animales tienen para nosotros.

El mayor valor que tienen los caballos para nosotros está en lo que Son, no en cómo los utilizamos

No es casualidad que esta especie se haya mantenido con una presencia tan fuerte en la vida humana durante tanto tiempo. Los caballos tienen algo muy valioso que enseñarnos. Por eso han estado siempre al lado del hombre.

Ahora es el momento de empezar a escucharlos, a observarles, a permitirles relacionarse con nosotros desde la libertad de ser lo que son. Pues…

 Vienen a enseñarnos una verdad fundamental. Nuestra verdad

Vienen a recordarnos que entre los sentimientos de una persona y los de otra no hay diferencia. Que no hay un ser más valioso que otro. Todos estamos aquí viviendo la vida. Que todos somos lo mismo. Si tú pierdes, yo pierdo. Y si tú ganas yo gano. Vienen a desmontar esa falsa creencia de que, si tú tienes éxito yo tengo que fracasar. De que la competitividad es más eficaz que la colaboración.

Vienen a demostrarnos que vivir en la incoherencia nos hace desdichados. A recordarnos que cuando no estamos siendo coherentes no nos estamos aceptando. No nos estamos respetando. Que la única manera de aceptarnos es honrar todos nuestros sentimientos, no esconderlos. Vienen a mostrarnos si estamos siendo coherentes o no. A que tomemos conciencia de nuestras incoherencias. A demostrarnos que lo sano es escucharnos y no mentirnos a nosotros mismos.

Cada vez que no pensamos, decimos y hacemos en una misma dirección estamos mintiéndonos a nosotros mismos. Faltándonos al respeto. Poniendo una mentira por encima de nuestra verdad. Poniendo una mentira por encima de nosotros… Así terminamos por taparnos ante nosotros mismos. Poco a poco, sin darnos cuenta. Hasta que ya no recordamos quien somos. Qué es lo que nos gusta. Con qué disfrutamos. Qué nos lleva a sentir plenitud.

Las consecuencias de esto se traducen en un gran vacío interior que intentamos llenar con cosas externas. Por supuesto, nunca se llena, siempre “necesitamos más”. Si no conseguimos más cosas, distintas cosas, nos sentimos vacíos, apáticos, ansiosos, etc.

Los caballos nos enseñan también, que nuestras interpretaciones viven tan solo en nuestra mente. Que el mundo tiene infinidad de maneras de ser visto. Que lo que veo en otro no lo puedo ver si no está en mí. Vienen a hacernos conscientes de nuestras creencias inconscientes y a descubrirnos lo fácil que es cambiarlas.

Vienen a enseñarnos que nuestras acciones generan un impacto en nuestro entorno, en los que están a nuestro alrededor. Y lo que es más importante, que nuestros pensamientos también lo hacen.

¿Pero por qué los caballos pueden hacer todo esto?

Por su propia naturaleza de caballo. Por ello es tan importante dejarles ser lo que son.

Ellos no juzgan, pero lo más importante, para nosotros, es que sabemos que no lo hacen. La reacción que tiene un caballo es pura reacción a lo que está ocurriendo y lo sabemos. No podemos pensar que reacciona de una determinada manera solo porque ha tenido un mal día o porque le “caemos mal”. Aquí entra la siguiente cualidad estrella…

Viven en el presente. No piensan en el pasado o en el futuro. Si lo hicieran un león podría pillarlos despistados y comérselos. Viven siempre aquí y ahora. Atentos a los cambios en su ambiente y a los comportamientos de los que tienen alrededor. Sus sentidos están perfectamente diseñados para detectar cualquier incongruencia, cualquier cosa que se salga de “lo normal” a su alrededor.

Para ello, sus sentidos están mucho más desarrollados que los nuestros. Ellos ven 7 imágenes más que nosotros por segundo y su visión alcanza los 340º. Son capaces de oír sonidos que provienen de hasta 5km de distancia. Escuchan frecuencias que nosotros no escuchamos. Su rango de audición va de 55Hz a 33,Khz, los humanos no sobrepasamos los 20Khz. Al igual que su sentido del olfato está muy desarrollado. Son capaces de detectar si hemos comido carne, cuando estamos con ellos, e identificarnos con un depredador.

Por otra parte, su espacio vital es mucho más amplio que el nuestro y su campo electromagnético del corazón mucho más potente.

Veamos cómo se aplica todo esto a nosotros…

Los caballos tienen diferentes maneras de conectarnos con nosotros mismos. Una de ellas es

el Coaching con Caballos

En un proceso de Coaching con Caballos los caballos nos revelan nuestros comportamientos inconscientes. Esos comportamientos automatizados que provienen de nuestras creencias inconscientes y nos gobiernan un 95% del tiempo, en nuestra vida diaria. Puedes saber más acerca de cómo utilizamos nuestra mente consciente solo un 5% del tiempo leyendo este artículo: Crea tu Realidad.

Como hemos visto, los caballos tienen sus sentidos mucho más desarrollados que nosotros. Cuando nos introducimos en una manada de caballos estos nos consideran un miembro más de ella. Junto con su capacidad de estar presentes casi el 100% del tiempo, frente a la nuestra de un 5%, y observando… ¡no se les escapa nada nuestro!

Son capaces de leer a la perfección nuestro lenguaje corporal. Así como de detectar nuestras incoherencias (pensar, decir y actuar en diferentes direcciones). Pero ejemplo, si estamos agobiados, y tenemos una preocupación rondando en la cabeza, no podemos esconderlo delante de un caballo diciendo que estamos de maravilla.

Los caballos reflejan nuestros comportamientos inconscientes e incoherentes. Con ello, nos permiten darnos cuenta de qué es lo que nos está bloqueando a la hora de conseguir un objetivo. La mayoría del tiempo son creencias de las que no somos conscientes. Por ejemplo, intentamos todos los años ir al gimnasio, seguir una dieta, organizar nuestro tiempo, etc., pero no lo conseguimos. Seguramente detrás de los comportamientos que nos alejan de nuestro objetivo hay una creencia de la que no somos conscientes todavía.

Otra de las maneras en las que los caballos nos acompañan en el Coaching es a través de las metáforas. Mediante las metáforas nuestro inconsciente se desbloquea. En ellas se ponen de manifiesto nuestras más profundas creencias, conscientes e inconscientes. Con el acompañamiento del coach y los caballos tomamos conciencia de estas creencias y de los comportamientos derivados de ellas. Échale un vistazo a este vídeo

Por otro lado, otra de las formas que los caballos tienen de conectarnos con nosotros mismos es

mediante su efecto terapéutico

Los caballos, que viven en libertad, están muy conectados con el ambiente que los rodea. Se encuentran en perfecta armonía con su naturaleza.

Además de la precisión de sus sentidos los caballos poseen una cualidad que nos resulta de sumo valor a nosotros. Poseen un campo electromagnético del corazón 5 veces más potente que el nuestro.

Gracias a los estudios del Hearth Math Institute, sabemos que poseemos una red neuronas (40000) en el corazón que actúan como un pequeño cerebro. A pesar de su tamaño, esta red envía un 80% de información al cerebro, mientras que el cerebro solo envía un 20% al corazón. De ahí la importancia que poseen las emociones en nuestra vida.

Cuando sentimos emociones negativas como estrés, miedo, ira, preocupación, etc., el campo electromagnético del corazón se desordena. Mientras que, cuando sentimos emociones positivas como amor, alegría o gratitud, el campo electromagnético del corazón se ordena. El corazón y el cerebro se alinean y todos los sistemas de nuestro cuerpo, nervioso, hormonal, etc., funcionan de manera conjunta, en armonía y de forma eficaz.

Cuando los caballos viven como caballos, en libertad, se encuentran casi permanentemente en coherencia cardiaca. Por las propiedades de los campos electromagnéticos, cuando nos introducimos en una manada en coherencia, su campo electromagnético imanta al nuestro. De manera coloquial podríamos decir que los caballos “aumentan nuestra vibración”. Nuestro campo electromagnético se ordena. En ese momento las emociones que se encuentran bloqueadas en nuestro interior se desbloquean. Esas emociones escondidas se liberan. Dejan de impactar en nuestros sistemas corporales, desatando los beneficios que esto supone para nuestro bienestar. Échale un vistazo a este artículo, Coherencia Cardiaca: El Poder Interno que nos descubren los Caballos, para saber más sobre este tema.

Los Caballos generan una conexión profunda con el centro mismo de nuestra Alma

Es de suma importancia que los caballos que trabajan con personas dispongan de un hogar en el que se puedan sentir libres. De ello va a depender que se encuentren sanos y en coherencia.

Solo de esta manera pueden llevarnos, con su presencia y actuaciones, a dónde tanto anhelamos llegar. Allí donde sentimos paz en lugar de preocupaciones. Al lugar en el que enfocamos nuestra energía en las cosas que de verdad nos hacen sentir plenos. Allí donde sentimos ilusión cuando suena el despertador cada mañana. A ese espacio donde damos las gracias a la vida. En definitiva, al lugar en el que nos conocemos, o mejor dicho reconocemos a nosotros mismos. Donde todas esas capas, que nos cubren, se desvanecen…

Los Caballos nos llevan al centro mismo de nuestro Ser

 

¿Te apetece experimentarlo tú mismo? Échale un vistazo a nuestro próximo retiro, Whole Connection Experience o reserva una sesión de Coaching con Caballos

“Estar preparado es estar dispuesto”

 

¿Te resulta interesante? ¡Compártelo!

Dejar un comentario

Información sobre protección de datos

Responsable: Mayte Roger Garzón.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Información adicional: Más información en nuestra Política de privacidad.