Para que una compañía tenga éxito es fundamental que las personas que componen dicha compañía actúen como un sistema organizado y eficaz.

La manera en la que se comporta una manada de caballos es un buen ejemplo de un sistema que funciona con eficacia. Cada miembro de la manada cumple un papel específico y fundamental, en cada momento, que lleva a comportarse al conjunto como un sistema altamente organizado y preparado para el éxito, para la supervivencia.

Dentro de una manada el caballo líder varía en función de la situación y las circunstancias, sin embargo, el que lidera siempre se diferencia del resto por una cualidad que adopta en ese momento concreto, ser el individuo más motivado del grupo.

Los caballos potencian en las personas múltiples cualidades, como la valentía, la confianza, la creatividad, el entusiasmo y un gran etcétera, pero por encima de todas ellas cabe destacar la importancia fundamental que tres de ellas ejercen en el buen funcionamiento de una empresa. Esas tres cualidades son la Coherencia, la Motivación y la Cooperación.

Cuando un grupo de personas se integran en un espacio con caballos, estas pasan a formar parte de su manada. Dependiendo de como el grupo se comporte los caballos actuarán de una manera u otra. Teniendo en cuenta que los caballos son animales que basan el funcionamiento de su sistema en la propia supervivencia, no es difícil deducir que cualquier elemento que ponga en peligro la supervivencia del grupo será rechazado o ignorado. En un proceso de Coaching con Caballos esto se traduce en que cualquier actuación, por parte de una persona, que carezca de coherencia, motivación o cooperación va a provocar una reacción en los caballos que va a hacer consciente a ese individuo y al grupo del “peligro” que su comportamiento supone para el buen funcionamiento del sistema.

En un proceso de Coaching con Caballos para Empresas se trabaja planteando objetivos en base a las necesidades específicas de la compañía. Las dinámicas se diseñan de acuerdo con estas necesidades y se trabaja potenciando, en los participantes, el desarrollo de las competencias laborales generales (trabajo en equipo, comunicación y planificación) y específicas (liderazgo, negociación, etc.).

Previa a la jornada de Coaching con Caballos, se concreta una reunión entre los responsables de la empresa y el coach, donde se analizan las necesidades de la compañía y se definen los objetivos a trabajar.

El Coaching con Caballos es una actividad experiencial de alto impacto a nivel de aprendizaje, tanto en rapidez de adquisición como en permanencia en el tiempo. Ello contribuye a un mayor éxito a la hora de poner en marcha el plan de acción una vez de vuelta al entorno laboral diario. Además, al ser una actividad que se realiza al aire libre, en plena naturaleza, rompe con la rutina diaria de los participantes, lo que genera en los mismos un alto grado de participación y compromiso.